Histórica manifestación multitudinaria contra el racismo estructural en Madrid.

El pasado 12 de noviembre, se realizó en Madrid la primera gran manifestación contra el racismo estructural, que tuvo lugar desde Cibeles hasta la Puerta del Sol. Se trata de una manifestación histórica, pues fue propulsada y llevada a cabo por las víctimas directas del racismo, tratándose de una manifestación multitudinaria en la que han estado presentes la comunidad afrodescendiente, la africana española, la musulmana, la gitana, la latinoamericana y la asiática. La fecha no fue escogida al alzar, pues el 12 de noviembre de hace 25 años Lucrecia Pérez una inmigrante dominicana fue asesinada en Madrid, víctima del racismo y la xenofobia.

El objetivo de los manifestantes es hacer ver que España sí es un país racista y acabar con el racismo estructural, mucho más profundo, peligroso y difícil de erradicar que el racismo de la calle. Lo explica muy bien Omar, de la comunidad afrodescendiente, “La gente piensa que España no es racista, pero eso significaría que no importa el color de piel. Sin embargo, yo llevo más tiempo en España que en mi país de origen pero, si voy en el metro con un blanco, me piden a mí los papeles y a él no. Eso es racismo. Por eso lo más importante es luchar contra el racismo institucional. El de la calle se cura desde las escuelas. Pero el institucional hace que se expanda aún más”.

Para erradicar este racismo institucional son necesarios determinados cambios desde la estructura del Estado, los manifestantes reclamaban la derogación de la Ley de Extranjería española, el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), la creación de normativas que reconozcan la diversidad en España, la despenalización de la manta (venta ambulante), el fin de las identificaciones racistas realizadas por la policía y de las devoluciones en caliente. Uno de los miembros de SOS Racismo Madrid, ha reivindicado que se aborde el racismo desde un “punto de vista político y no como una causa social menor”.

En esta manifestación que ha sido realizada de forma pacífica, eran evidentes los sentimientos de unión por parte de todos los manifestantes, sentimientos de tristeza al recordar el asesinato de Lucrecia Pérez y la actual España racista, pero también se apreciaba un gran sentimiento de esperanza y de posibilidad de cambio, de evolución hacia una sociedad sin racismo.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *